Los tres entierros de Melquiades Estrada (The Three Burials of Melquiades Estrada) - crítica y tráiler | Cine Kane 3

Los tres entierros de Melquiades Estrada

foto destacado

Sinopsis

El cuerpo de Melquiades Estrada (Julio César Cedillo) aparece en pleno desierto, donde ha sido enterrado precipitadamente después de su asesinato. Las autoridades locales, sin preocuparse por las causas de este crimen, dan sepultura a Melquiades en el cementerio público.

Pete Perkins (Tommy Lee Jones), capataz de la región y mejor amigo de Melquiades, decide investigar por su cuenta y descubrir al asesino, obligándole a que lleve a su amigo a su Eldorado natal, México. De esta manera ofrecerá a Melquiades su viaje más hermoso, el de su tercer entierro.
Mejor Actor (Tommy Lee Jones) y Mejor Guión (Guillermo Arrigaga) en el Festival de Cannes 2005.

  • País:EE.UU/Francia
  • Año:2005
  • Estreno:17 de febrero 2006
  • Duración:1h.56min.
  • Titulo original:The Three Burials of Melquiades Estrada
  • Distribuidora:Alta Classics

Intérpretes

Tommy Lee Jones Peter Perkins
Barry Pepper Mike Norton
Julio César Cedillo Melquiades Estrada
January Jones Lou Ann Norton
Melissa Leo Rachel
Mel Rodríguez Capitán Gómez

Ficha Técnica

Dirección Tommy Lee Jones
Guión Guillermo Arriaga
Producción Michael Fitzgerald, Luc Bresson, Pierre-Ange Le Pogam y Tommy Lee Jones
Fotografía Chris Menges
Montaje Roberto Silvi
Música Marco Beltrami

Crítica

Un cadáver, tres sepulturas y un viaje

Sergio F. Pinilla

Primer entierro: el de la colaboración artística entre el screenplayer Guillermo Arriaga y el director A.G.Iñárritu. Durante una partida de caza en un rancho tejano en la que también participaron el productor Michael Fitzgerald y T.L. Jones como anfitrión, Arriaga se comprometió a escribir esta película (primera de una trilogía que se va a desarrollar en la frontera azteco-yanqui), lo que supuso el debut del licenciado en Harvard, T.L. Jones, en la dirección cinematográfica. El resultado obtuvo un rotundo éxito en Cannes, fundamentado en la doma del exuberante talento del escritor mexicano y la puesta del mismo al servicio de la historia.

Y es que la defragmentación y el juego con los tiempos de la narración (característico de la "etapa mexicana" de Arriaga), encuentra en Los tres entierros de Melquiades Estrada una justificación argumental, como es la reconstrucción de la amistad entre el capataz Pete Perkins (T.L.Jones) y Melquiades, y de los acontecimientos que han desencadenado la muerte del paria, desde la óptica sensorial de Perkins. En consecuencia, cobran sentido los silencios y el montaje seco y sincopado, no sólo por la localización geográfica de los hechos, sino también desde la naturaleza introspectiva de la narración.

Se da por lo tanto una prioridad a la coherencia del drama con respecto a su propia construcción. Es por eso por lo que la progresión surge como consecuencia de la incorporación de nuevos tejidos argumentales a la historia (la búsqueda del asesino, el rapto, el viaje, la persecución de Pete) y no de la intelectivamente gratificante reordenación de un puzzle (característico de la sobrevalorada 21 gramos, por ejemplo).

Segundo entierro: el de los paisajes urbanos, el de los ruidos y la furia de la ciudad. Los tres entierros... se desarrolla en la frontera como lugar de ida y vuelta para unos personajes que se debaten en los estertores de la civilización moderna, con los ecos del ¡Quiero la cabeza de Alfredo García! y del resto del cine de Peckinpah, aunque con personajes de mayor moralidad y contradicción, inspirados en los relatos de Juan Rulfo y en las infidelidades solitarias de Raymond Carver.

"Un viaje crepuscular no sólo por el pútrido olor a muerte, sino también por el incierto destino de sus protagonistas y de todo lo que representan"

Coyotes y coches de segunda, teléfonos móviles y disparos que traquetean en el vacío, helicópteros, caballos que se despeñan (con la plasticidad que inspiró al Buñuel de Las Hurdes), vaqueros y mujeres que se dejan follar como reses. Es la violencia de la frontera, del Salvaje Oeste, que se extiende por desiertos, poblados y desfiladeros y que hubiese podido equivocar a T.L. Jones respecto a una elección de formato más amplio. No se deja despistar sin embargo por la árida belleza del entorno y opta por la contención y la emotividad (de un 1:85).

El viaje: el que emprende Pete acompañado de su amigo muerto y del joven que le asesinó. Es un viaje crepuscular no sólo por el pútrido olor a muerte, sino también por el incierto destino de sus protagonistas y de todo lo que representan. De esta manera, el guaperas de instituto, convertido en patrullero de gatillo fácil, recibirá una lección tragicómica (trágica por la magnitud del castigo y cómica por la acumulación de desgracias que se ciernen sobre él); Pete encontrará sentido a su existencia con el éxodo, al descubrir su naturaleza humana y paternal (al son de la cantinela de esa pianola de taberna mexicana); y Melquiades descansará por fin su cuerpo y alma en la ansiada "tierra prometida".

Tercer entierro (y definitivo): en su penúltima sorpresa argumental, la película reivindica el derecho de cada uno a crear su propia patria, a escoger familia y pueblo. Los tres entierros... se convierte en un hermoso canto a la amistad, en un llamamiento a la responsabilidad del ser humano respecto a cualquier semejante, tenga o no "la espalda mojada" y supone dentro de la trivialidad y del tedio contemporáneo una reivindicación de la vida y de la muerte (en su más hondo y visceral sentido).

Crítica publicada en el número 6 de Kane3 (marzo 2006)

Tráiler


PUBLICIDAD
BOLETÍN

¿Quieres recibir gratis nuestro boletín?

> Regístrate

CONCURSO
Concurso
Kane3 y Avalon han sorteado DVD de Un soplo en el corazón (Louis Malle, 1971) y El señor de las moscas (Peter Brook, 1963).
CINE y DVD

Crítica, tráiler, sinopsis, intérpretes, ficha técnica ... CINE y DVD

Ver todas las películas
Copyright 2007 La hija de Laughton S.L.- Contacto - Publicidad - Nota legal